Solo amor para los momentos más difíciles

Todos cometemos errores, por más seguros que estemos de nosotros mismos, es imposible no cometerlos y a raíz de esto atravesar por varias crisis a lo largo de nuestra vida. Para esto te tenemos dos noticias: La primera es que esas situaciones no van a desaparecer, la segunda es que volverte más fuerte para atravesarlas es posible, solo se necesita un poco de paciencia y disponibilidad mental para comprender cómo puedes sacar provecho de esa situación.

Abraza las preguntas: Cuando estas situaciones nos caen como un balde de agua fría, lo más normal es preguntarnos ¿Por qué me pasa a mí si yo no lo merezco? Por más correctos que seamos nadie esta excepto a que le pasen este tipo de cosas, quizás lo que merecemos es la cantidad de conocimiento que vamos adquirir en cada dificultad, así que cada vez que pases por algo difícil, cambia la pregunta a ¿Qué tengo que aprender de esto?

Un día a la vez: Lo importante no es llegar a la meta sino el camino. Aunque sea doloroso, ten un poco de paciencia. A veces la respuesta es el tiempo, está en la madurez que adquieres cuando te sobrepones a las dificultades. Están dentro de ti cuando has podido procesar y pensarlo todo con cabeza fría.

Amigos de verdad: Las dificultades son momentos perfectos para saber quienes son las verdaderas personas que se preocupan por ti. Solo aquellos que nos aman son capaces de levantarnos de a poco con una simple palabra, o simplemente con la disposición de escuchar. Llama a tu sistema de apoyo, o a veces cuando solo necesitas desahogarte para escucharte a ti mismo y encontrar tu mismo las respuestas.

2019-11-18T12:23:35+00:00