Ejercicios adecuados en el embarazo

Cuando una mujer esta embarazada, una de las preguntas frecuentes suele ser si es posible continuar realizando los ejercicios físicos a los que esta acostumbrada, si debe modificar sus rutinas o si definitivamente debe abandonar su entrenamiento. Esta decisión no debe tomarse sola, debe consultarse con un médico especializado para no afectar la salud de la madre ni del bebé.

Si tu médico de confianza te da la aprobación de continuar con una actividad física en el embarazo, recuerda que debe ser moderada, buscando siempre no generar riesgos, por esto es propicio tener un ritmo lento y avanzar gradualmente en la exigencia de la actividad, sin llegar a un rendimiento alto de ejercicios.

Una rutina de ejercicios puede ayudarte a mantener un peso adecuado, aliviar o prevenir malestares, darte energía, aumentar la fortaleza muscular y a preparar tu cuerpo para el momento del parto. Es indispensable que consultes a tu médico, cada que quieras iniciar una rutina de ejercicios, ya que cada mujer tiene condiciones distintas en su estado de gestación y no es necesario arriesgarse a tener problemas en esta hermosa etapa, por eso te mostramos algunos de los ejercicios más comunes para las mujeres embarazadas:

• Caminar: es una actividad que puedes realizar desde el primer día de embarazo y hasta el día antes del parto, esta previene problemas circulatorios, hinchazón, estreñimiento y favorece la llegada del bebé.

• Montar en bicicleta: con este ejercicio podrás relajarte, tonificar tus músculos y mejorar la circulación, esta actividad se recomienda solo hasta el quinto mes de gestación, ya que después el peso de la madre aumenta y dificulta el equilibrio, aumentando las probabilidades de una caída.

• Ejercicio en el agua: este elemento hace que el peso del cuerpo disminuya reduciendo los riesgos de lesiones, además el cuerpo no esta expuesto al sobrecalentamiento proporcionando relajación, disminución del dolor en la zona lumbar y aporta a controlar el ritmo de la respiración.

• Yoga: te ayudará a mejorar la postura corporal y a prevenir dolores en la espalda, así como reducir la presión y controlar el peso, el yoga puede disminuir la sensación de fatiga que suelen tener las mujeres embarazadas y asegura una mejor oxigenación para el bebé, lo más importante es que esta actividad puede ayudarte a fortalecer el vinculo entre madre e hijo.

Si notas síntomas como hemorragia vaginal, dificultades para respirar, mareos, dolor de cabeza, molestias en el pecho o contracciones, debes suspender la actividad física que realices y consultar con tu médico para saber el origen del malestar, recuerda que el ejercicio debe ser una actividad para disfrutar y beneficiarte de sus resultados, por esto no debes poner tu salud en riesgo.

2018-11-28T13:28:21+00:00