Disfruta del verano sin descuidar tu piel

Las exposiciones muy frecuentes o prolongadas al sol en la piscina, en el campo o en la playa, puede dañar nuestra piel y afectarnos a corto y largo plazo. Es esencial preparar nuestro cuerpo con productos nutritivos y de cuidado dermatológico que protejan la piel de los agresivos rayos solares.

Si vamos a tomar el sol es recomendado hacerlo con moderación y de manera progresiva, las exposiciones prolongadas al sol pueden resultar dañinas. En caso de estar expuestos es de gran importancia utilizar cremas y protectores solares en todas las áreas que puedan estar desprotegidas. Se recomienda aplicar este producto 20 o 30 minutos antes de la exposición y volver a aplicarlo cada dos horas o al salir del agua.

También es importante tener en cuenta las horas en las cuales vamos a tomar el sol, debemos evitar asolearnos desde las 10 am hasta las 4 pm por la intensidad de los rayos.

Además del protector solar adecuado, debemos usar otras medidas de protección como labiales con protección solar, lentes de sol, sombreros, gorras, ropa vaporosa, ligera y de colores claros que nos ayuden a cubrir la piel.

Evita la deshidratación a toda costa, esto puede ser muy común porque debido a las altas temperaturas y exposición solar, perdemos muchos líquidos necesarios para que nuestro cuerpo funcione como debe ser.

Tomar agua constantemente nos va a permitir mantener la hidratación en la piel, es ideal beber de dos a tres litros diarios para evitar un golpe de calor, también se recomienda usar lociones refrescantes en spray para hidratar desde afuera y desde adentro.

Por último, debemos vigilar nuestra piel con mucha atención, en caso de evidenciar algún cambio en el color o textura o al encontrar lunares o manchas anormales se recomienda visitar al médico cuanto antes.

2019-06-19T20:48:06+00:00