Combate la pereza en 4 pasos

Esos 5 minuticos de más no le hacen daño a nadie, el problema es cuando dejamos que se vuelvan una costumbre. Cuando la pereza se apodera de nuestro día a día, perdemos experiencias que no esperan a nadie. Un viaje, una cita, una salida de amigos, hacer ejercicio, conocer gente nueva, pueden ser los momentos que te estés perdiendo por quedarte todo el día en cama, así que sigue estos pequeños tips y sal de las cobijas.

Deja de culpar a todo: “Está haciendo frío” “Está muy lejos” “Es muy tarde” “No tengo dinero”. Excusas y más excusas. Cuando la pereza se vuelve tu mejor amiga, las excusas se vuelven como un diccionario. Ser consciente de tus patrones es el primer paso para dejar de encontrar culpables para todo y reconocer hasta dónde pueden llegar tus niveles de pereza.

No lo pienses tanto: Cuando reconozcas que estás a punto de decir alguna excusa, es tiempo de no pensar tanto, no le des espacio a tu mente para quedarse debajo de las cobijas y actúa inmediatamente, así te darás cuenta que las mejores experiencias son las que no tienen tanta planeación.

Organiza tus tiempos: Después de vivir unas cuantas experiencias, tu cuerpo va a querer cada vez más, va a necesitar mucho más de esa adrenalina que nos permite conocernos a nosotros mismos y es vital sacarle tiempo. Eso no quiere decir que dejes tus responsabilidades de lado, al contrario, al querer tener más tiempo libre vas a querer ser más productivo y esa productividad requiere que organices mejor tu tiempo. Hacer el ejercicio de ser disciplinado con la cantidad de horas que le dedicarás a cada actividad, hará que tu cerebro se acostumbre y se convierta en un buen hábito

Sueña despierto: Cuando te cueste levantarte para salir de la rutina, haz el ejercicio de imaginarte todo lo que podrías vivir ese día. Soñar despierto te motivará a hacer lo más difícil de la pereza: Levantarse de la cama.

2019-10-30T15:31:37+00:00