Aliméntate de colores

La naturaleza en su infinita sabiduría nos habla todo el tiempo, todos los elementos que nos regala, están allí no solo para inspirarnos, también existen para protegernos, cuidarnos y alimentarnos, debe ser por esto que en muchas culturas la naturaleza es la representación de la maternidad “La madre tierra”

Uno de los recursos que usa nuestra madre naturaleza para comunicarse es el color y aunque parezca un cuento de magia, la realidad es que los colores de las frutas y las verduras además de inspiración para las artes visuales, también sirve para clasificar los alimentos en destacadas propiedades nutricionales.

Un estudio dirigido por los investigadores norteamericanos Pennington y Fisher, revela el valor cromático de los alimentos. Esta investigación busca clasificar los alimentos según su valor nutricional y fisiológico en cuatro grupos cromáticos: verde, rojo-anaranjado, morado-azulado y blanco, e identificaron en cada caso sustancias con efectos funcionales:

Color verde: Las frutas y verduras con este componente de color son ricas en magnesio, ideales para la relajación muscular. Su consumo puede ayuda a evitar tensiones musculares y calambres.

Naranja- Amarillo: Las frutas y verduras como la papaya, el mango, la naranja, mandarina, piña y melocotón son ricas en propiedades antioxidantes que pueden ayudar a minimizar la flacidez de la piel y las arrugas.

Color blanco: El consumo de frutas y verduras de carne blanca como las peras, las manzanas, el plátano, las cebollas, el pepino y la coliflor, se asocian a la protección vascular y a una mayor reducción de riesgo de presentar enfermedades cerebrovasculares.

Rojo-morado: Las frutas y verduras de esta categoría como la remolacha, el pimentón, el tomate, las fresas, cerezas, uvas y moras, presentan propiedades que pueden ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Motívate a ver tu vida en diferentes colores, crea tus propias mezclas de comida mientras te cuidas.

Fuente: http://revista.consumer.es

2019-06-26T15:31:38+00:00