Moda sostenible: ¿qué es y cómo aplicarla en tu día a día?

Desde que en 2018 la ONU decretó que la industria de la moda era la segunda causa más contaminante del planeta, ésta se declaró en estado de emergencia ambiental para buscar soluciones conjuntas y sostenibles que dieran freno a la enorme huella ambiental, y social, que había ocasionado al sector la llamada “fast-fashion”.

Desde entonces, hemos visto transformaciones significativas para la industria, entre ellas el surgimiento de la moda sostenible, una manera de pensar, diseñar y hacer prendas desde la conciencia social y ambiental, teniendo en cuenta todas las etapas de la cadena de valor.

Este modelo comercial se basa en 4 principios de la economía circular; la optimización de los recursos y materias primas, la ética del trabajo digno y el respeto, el comercio justo y la disminución de consumo de energía y mayor cantidad de desechos posibles.

Imagina todo el camino que debe recorrer una prenda hasta llegar a ti. Sólo la usas una o dos veces y resulta que ya no va más contigo. ¿Te has puesto a pensar qué pasa con ella después de que la donas? Aunque hacerlo es una práctica sostenible, muchas de estas prendas jamás llegan a encontrar un nuevo dueño y quedan atrapadas en basureros textiles gigantes.

En nuestras manos está la pieza fundamental para hacer que esta industria contribuya a un futuro sostenible, en vez de destruirlo, y ella es la elección que hacemos con nuestro consumo. Antes de comprar cualquier prenda, asegúrate que la marca de moda cumple estos requisitos, sólo así sabrás si realmente puede ser considerada como sostenible.

  • Que durante la producción de sus prendas usen textiles orgánicos o reciclados, ya sean de stock recuperado o de un up-cycling de prendas.
  • Si tiñen sus prendas, estas deben ser teñidas con pigmentos naturales, libre de químicos que terminen afectado las zonas hídricas.
  • Que, a la hora de la confección, tengan control de los procesos involucrados reduciendo el consumo de agua y recursos naturales.
  • Decídete por las producciones locales, esto disminuye las emisiones de CO2 al reducir la logística y transportes.
  • ¿Quiénes hacen tus prendas? Revisa que las condiciones de trabajo sean éticas y responsables en cada etapa de la cadena de valor.

En Latinoamérica y específicamente en Colombia tenemos grandes exponentes de la moda sostenible, y que desde ya se destacan al abordar aspectos como el trabajo en colaboración con comunidades originarias, dando valor a sus saberes ancestrales, o que están innovando en su cadena de valor al experimentar con bio-materiales o con producciones por pedido. ¡Identifícalos, apóyalos con tu compra y haz parte de un mundo más consciente y sostenible!

2021-11-12T20:23:29+00:00