Cómo retomar las labores después de tus vacaciones

Regresar después de un periodo de descanso no es algo sencillo, ya que volver a las labores diarias implica concentración y disposición física y mental. En algunas ocasiones los médicos aseguran que al volver de vacaciones, las personas pueden tener cuadros de ansiedad, estrés, cansancio y cambios repentinos en el estado de ánimo.

El cambio de hábitos o de rutina suele exigir un esfuerzo adicional para volver a los horarios habituales y ser realmente eficiente en el trabajo. Lograrlo no es fácil, pero tampoco imposible: implica una concentración y disposición mental que permitan adaptarse nuevamente a las actividades laborales con más motivación.

Volver a tu puesto de trabajo ahora no será una mala noticia, sino una motivación para retomar con nuevas metas y retos profesionales que te brindarán un bienestar físico y laboral.

Este paso a paso te permitirá tener orden y estabilidad para alcanzar tu propósito de volver con toda la actitud para retomar tus labores profesionales y personales:

Establece un orden. La clave principal para lograr tus metas laborales es empezar estableciendo orden para todo lo que harás. Cuando tienes claras tus actividades, puedes planificarlas y realizarlas mejor. Procura el primer día comenzar por las labores que más disfrutes.

Adecúa tu alimentación. Comer bien te permitirá contar con toda la energía y la fuerza física para concentrarte y estar dispuesto a cualquier actividad. Es muy importante que tengas mínimo tres comidas dividas al inicio, intermedio y después del final de la jornada laboral.

Aprovecha las pausas. Cada vez que tengas la posibilidad de hacer una pausa activa aprovéchala para reactivarte. Por ejemplo, durante el almuerzo puedes compartir con tus compañeros de trabajo, para distraerte e interactuar tratando otros temas distintos a los laborales.

Descansa lo suficiente. Recuerda que es vital dormir mínimo ocho horas diarias para contar con el rendimiento físico y mental necesario para el trabajo. Procura dejar las labores para la oficina, no para la casa durante la noche.

Ejercita tu cuerpo. Practica algún deporte o ejercicio físico por lo menos tres veces a la semana. Esto te permitirá tener un estado de relajación que te permitirá perder algo de tensión y adquirir fuerza corporal y mental.

Cumple con tus horarios. Planear adecuadamente te permitirá cumplir con tus labores pendientes en el tiempo que corresponde, sin necesidad de sacrificar tu tiempo libre o en familia para trabajar los fines de semana.

Soluciona las situaciones. Es probable que te cruces con algunas situaciones por resolver en tu trabajo. Lo importante es ser analítico, receptivo y tranquilo para encontrar la mejor solución y lograrás dejar de ver todo como un problema.

Solo lograrás disfrutar el regreso a tus labores diarias si piensas qué puedes mejorar y lo cambias. Lo más importante para evitar el temor, la inseguridad, angustia y cansancio previo al retorno de vacaciones es tener la fortaleza mental de lograrlo, retarte a ti mismo y volver al trabajo con la mejor actitud.

2018-01-15T21:19:30+00:00