Hidrátate continuamente, no esperes a tener sed

Tomar agua diariamente regula nuestra temperatura corporal, y evita algunas enfermedades como el estreñimiento y los problemas gastrointestinales.

Una buena hidratación diaria produce una mayor expulsión de líquidos, y así favorecemos a la eliminación de toxinas, lo que previene ciertas enfermedades.

Te recomendamos mantener un equilibrio entre la absorción de agua y la eliminación. Para lograrlo toma diariamente entre seis y nueve vasos de agua.

Un litro de agua al día es esencial para mantenerse hidratado, el resto de líquido se puede obtener por medio de alimentos como frutas, sopas, jugos, entre otros.

¿Quieres evitar la deshidratación y sus consecuencias?, en Tómate la vida te damos algunos consejos para disfrutar y aprovechar el consumo de agua.

Evitar estar sediento: No esperes largos intervalos de tiempo para tomar agua. Cuando la sed aparece, el cuerpo indica que ya está deshidratado.

Mantén tu botella a la mano: Intenta no salir de casa sin llevar tu botella de agua y así adaptarás a tu vida diaria su consumo.

Adapta el agua a tu día a día: Procura beber agua regularmente en todos los lugares donde estés. La actividad física diaria logra deshidratar rápidamente el cuerpo debido a la transpiración.

Añádele algo de sabor: Papara tu propia bebida y dale sabor con rodajas de limón, hojas de naranja o menta.

Combina hidratación y nutrición: Consume algunas frutas ricas en agua como sandía, melocotón, pera, naranja, melón.

Adapta tu consumo al clima: En clima cálido intenta beber más agua. A partir de los 30° C nuestro cuerpo transpira y se deshidrata fácil rápidamente.

Ante las enfermedades: Hidrátate continuamente si estás enfermo. La fiebre, la diarrea o el vómito pueden causar pérdida importante de agua en el cuerpo.

2017-08-21T21:43:21+00:00