¿Quieres adquirir un hábito? ¡Empieza hoy mismo!

Es muy común que digamos “mañana empiezo a comer mejor”, “la próxima semana empezaré a hacer ejercicio” o “este nuevo año sí cambio mis malos hábitos”, lo poco común es materializar todos esos objetivos.

El reto es entonces dejar de querer resultados inmediatos y empezar a establecer hábitos que contribuyan a lograr las metas. ¡Yo sé que no es fácil! Me he rendido en tres intentos de inicio de rutina de ejercicios.

Creo que el problema radica en que queremos resultados inmediatos y que perduren en el tiempo. Sin embargo, sé que con una mayor voluntad y convicción sí se puede lograr. Debemos cambiar el pensamiento del corto plazo y ser conscientes de que mejorar nuestra calidad de vida toma su tiempo.

Por lo general, nos planteamos nuevos hábitos con un objetivo claro: mejorar algo. Pero lo más importante es definir cómo lograrlo. ¡Te propongo estas claves! Lo más importante es que inicies tan pronto puedas y no lo dejes para después, porque te la puedes pasar diciendo “mañana comienzo”, pero nunca iniciar.

  1. Clarifica tu mente:

Define lo que deseas hacer y el objetivo que te vas a proponer. Siempre utiliza un lenguaje positivo, porque es importante reiterarle a nuestro cerebro las metas a mediano y largo plazo, para tenerlas presentes y lograrlas.

  1. Identifica el porqué:

A veces no tenemos claro por qué queremos cambiar algo en nuestra vida. Es importante conocer los beneficios que este cambio traerá. Así podrás adaptarte mejor a estas modificaciones.

  1. Evalúa los impedimentos:

Ten en cuenta “los peros” y la Ley de Murphy. Siempre pueden presentarse algunos obstáculos en el camino y debes estar preparado para enfrentarlos y solucionar.

  1. Cuenta con los demás:

Nunca está de más otra mano, no todo lo podemos hacer solos. Trata de compartir tu proceso con tu familia, tu pareja o tus amigos más cercanos. Podrán convertirse en un apoyo fundamental.

  1. Paso a paso:

Evita pensar que un hábito se establece en cuestión de un par de días. Se estima que se necesitan mínimo 66 días para realmente crearlo.

  1. Actúa a corto plazo y piensa a largo:

Un hábito saludable tiene beneficios visibles con el tiempo. Debes ser consciente de que actúas bien hoy, para estar mejor mañana. Trata de ser persistente, positivo y paciente.

  1. Prémiate:

Cuando logramos avanzar en el logro de nuestros objetivos, es importante reconocerlo y premiarnos con algo que nos guste. Este incentivo nos motivará a enfocarnos en la formación del hábito que queremos aportar.

  1. Cae y levántate:

Se puede tropezar. Cuando tienes algún traspié, es ideal que definas la forma de no repetirlo y lo tomes como una oportunidad para reafirmar tu meta.

¡Inténtalo hoy mismo! Plantea algún hábito que quieras cambiar o uno nuevo para implementar. Prueba estas recomendaciones y cuéntame cómo te va.

2017-09-21T17:32:27+00:00