¿Cómo dormir bien si haces ejercicio en la noche?

Soy uno de los defensores de hacer ejercicio en la noche, para mí la actividad física después del trabajo es vital para relajarme y desestresarme. Ya sea por disponibilidad de tiempo o preferencia horaria, la elección de hacer ejercicio en la noche implica tener mucho cuidado para lograr descansar bien al ir a dormir.

Por lo regular, cuando me iba a dormir al salir del gimnasio, lo hacía con total normalidad, pero el problema llegaba al día siguiente. El cansancio o agotamiento al despertar, después de hacer actividad física el día anterior es sinónimo de falta de estiramiento y tiempo de relajación para que el organismo se disponga para el descanso.

Algunos especialistas del sueño recomiendan evitar el ejercicio antes de ir a dormir porque activa la circulación y pone en estado de alerta al cuerpo. Sin embargo, es posible descansar correctamente y aprovechar el sueño, con el fin de que la actividad física sea eficiente y no interfiera en nuestro horario de sueño.

El sueño es igual de importante y necesario como la alimentación para lograr un rendimiento apropiado durante el ejercicio, ya que ambos nos proveen energía durante el día. Por eso, debemos tener cuidado con nuestro tiempo y forma de descanso, para lograr que ejercitarnos tenga un efecto positivo en nuestro cuerpo.

Decidí consultar y encontré que existen algunas claves para descansar correctamente después de la actividad física. Te comparto estos cinco consejos para que tengas en cuenta y logres dormir bien después de ejercitarte en la noche:

  1. Dormir lo suficiente: nuestros músculos y tejidos se regeneran en la noche, por eso necesitan tiempo suficiente para su reconstrucción. Es importante tener en cuenta que una persona adulta debe dormir entre 7 y 8 horas diarias.
  2. Evita el alcohol y la cafeína: El consumo de estas bebidas activa el sistema nervioso y no permite que tengamos el estado de relajación que nuestro cuerpo necesita para sacarle más provecho al tiempo de sueño.
  3. Comer poco: Es un mito que adelgazamos más fácil si hacemos ejercicio antes de dormir. Sin embargo, si logramos dejar de consumir alimentos pesados durante la noche, permitiremos que nuestro organismo evite la pesadez y retarde el proceso de digestión.
  4. Calentar y estirar: El estiramiento previo y posterior al ejercicio es vital en la rutina porque si evitamos calentar u olvidamos hacerlo, después del entrenamiento tendremos un resentimiento muscular y cansancio adicional.
  5. Mueve las piernas: Durante la noche es importante levantar las piernas para mejorar la circulación. Intenta acostarse boca arriba, relajarte y estirar las extremidades para relajar los músculos, empieza desde los músculos de la parte de arriba del cuerpo y ve hasta los pies.

Recuerda que es importante evitar la luz de los dispositivos electrónicos y el ruido, ya que estos distorsionan el descanso de buena calidad. Duerme mejor y  logra que el ejercicio tenga efectos positivos en tu cuerpo, prueba algunos de estos consejos.

2017-10-11T15:50:32+00:00